¿Cómo lavar una manta polar? Una guía detallada

Las mantas polares son suaves y ligeras, ya que están compuestas de fibras de poliéster. Al igual que los demás tipos de mantas, también se ensucian con el tiempo y es necesario lavarlas. Este artículo es la guía definitiva para lavar una manta polar. También contiene una lista de sustancias que se deben evitar al lavar las mantas.

Guía paso a paso para lavar una manta de forro polar

Manta-polar-impresa-giratoria-cepillada-por-dos-caras

Para lavar una manta de forro polar, consulta las instrucciones del fabricante. Utilice productos de limpieza suaves, trate previamente las manchas y ponga un ciclo de lavado delicado en la lavadora. La temperatura del agua también debe ser adecuada, y la manta debe sacarse inmediatamente de la lavadora tras el lavado.

He aquí una guía paso a paso para ayudarle a lavar una manta de forro polar. (Tenga en cuenta que estos son los pasos generales para lavar una manta de este tipo. Más adelante hablaremos de los requisitos de lavado de otros tipos de manta polar).

  1. Consulta la guía del fabricante o la etiqueta para conocer las pautas de lavado. Toma nota de las distintas especificaciones y asegúrate de seguirlas para garantizar un proceso de limpieza sin problemas.
  2. Separe las mantas polares de distintos colores. Esto evitará que se manchen las mantas en caso de sangrado del color. Debe separar los colores claros de los oscuros para evitar este tipo de problemas.
  3. Elija un detergente suave para las mantas.
  4. Compruebe si la manta polar presenta manchas visibles. Trate previamente estas manchas con una pequeña cantidad de detergente suave, limpiador de manchas o líquido lavavajillas. Déjalo actuar sobre la mancha durante diez minutos y luego límpiala con un paño.
  5. Si utiliza una lavadora para limpiar las mantas, póngala en un ciclo delicado. Así evitarás dañar las fibras de vellón.
  6. La temperatura del agua debe seguir las instrucciones del fabricante o la etiqueta de cuidado.
  7. Evite sobrecargar la lavadora con mantas. Debe haber espacio suficiente para que la manta polar se mueva sin restricciones.
  8. Después de lavar la manta, asegúrese de secarla correctamente antes de utilizarla. Puedes secarla en la lavadora, pero se recomienda dejarla secar al aire.
  9. Después de secar la manta en la máquina, retírela inmediatamente de la misma. Esto es para evitar arrugas o cualquier otro daño a la manta.
    Manta polar reversible personalizada de doble cara

Los distintos tipos de mantas de lana tienen características diferentes. Por tanto, sus requisitos de lavado difieren ligeramente. A continuación se indican algunos requisitos específicos para los distintos tipos de mantas de forro polar:

  • Manta tradicional de forro polar:

Utilice agua fría o templada junto con un detergente suave para evitar dañar la manta. Elige un ciclo suave en la lavadora y evita añadir productos químicos nocivos.

  • Manta de microfibra polar:

Las mantas de micropolar son suaves y ligeras. Es necesario seguir las instrucciones del fabricante al lavar estas mantas. Agua fría, detergente suave y un ciclo de lavado delicado son adecuados.

  • Manta polar antipilling:

El diseño de este tejido le permite resistir la formación de pastillas en su superficie. Utilice agua fría y un detergente suave para lavar estas mantas. Puede utilizar una pequeña cantidad de suavizante, pero asegúrese de no sobrepasar su límite para no causar daños. Además, no olvide consultar la etiqueta de cuidados para ver las instrucciones de lavado y secado de una manta polar de este tipo.

Cosas que hay que evitar al lavar mantas

Evite el contacto con líquidos fuertes para mantener el tejido intacto. Los líquidos fuertes incluyen lejía, suavizantes y detergentes intensos. Contienen productos químicos que pueden desteñir el color, perder durabilidad y dañar la estructura de la manta. Además, errores como sobrecargar la lavadora y lavar las mantas con fibras ásperas pueden dañar la manta.

La lejía puede dañar el color y la estructura de una manta de forro polar. Consiste en productos químicos agresivos que debilitan las fibras del forro polar. Como resultado, las fibras tienden a romperse y a perder durabilidad. Además, provoca la decoloración del color, ya que es un potente agente blanqueador.

Los suavizantes pueden reducir la suavidad y las propiedades de evacuación de la humedad de las mantas polares. Los residuos de sus productos químicos pueden recubrir las fibras de la manta y alterar su textura.

Los productos químicos de los detergentes fuertes dañan las fibras sintéticas de las mantas. Esto incluye el adelgazamiento, deshilachado y rotura de estas fibras. Como ya se ha mencionado, evite sobrecargar la lavadora. Esto proporciona más espacio para la manta mientras se lava. Además, evite lavar las mantas con fibras ásperas para evitar el pilling y evite el agua caliente para evitar que encojan.

¿Cuándo hay que lavar una manta?

Debe lavar una manta si tiene manchas visibles, está perdiendo color o desprende un olor desagradable. Otras razones para lavar una manta son la acumulación de polvo, pelo y aceites corporales. Es necesario lavar las mantas con regularidad para mantener la frescura y una buena higiene.

Si hay manchas visibles en su manta, es hora de lavarla. Las manchas pueden asentarse permanentemente si no se eliminan en el momento adecuado. Del mismo modo, las partículas no deseadas como el polvo, el pelo de las mascotas y los alérgenos pueden acumularse en las mantas con el tiempo. Es mejor lavar las mantas con regularidad si entran en contacto con estas partículas.

Si observa decoloración en sus mantas, es que necesitan un lavado. Suele ocurrir debido a la exposición al sol o al uso frecuente en general. Además de las partículas extrañas, los aceites naturales de su cuerpo pueden dañar la manta. Un lavado adecuado de estas mantas puede eliminar estos aceites y restaurar la textura suave.

Observar un olor fétido o a humedad en su manta es un indicio evidente. Y lo que es más importante, lave sus mantas en función de la frecuencia con que las utilice.

A algunas personas también les preocupa el lavado de las mantas polares baratas al por mayor. Lavar las mantas, ya sean caras o baratas, siempre es una buena idea. Los fabricantes se esfuerzan poco una vez fabricadas, sobre todo en el caso de las mantas polares baratas al por mayor. Si compra mantas polares baratas al por mayor, debería lavarlas:

  • Garantizar la higiene
  • Eliminar las arrugas
  • Refrescar las mantas polares baratas a granel
  • Eliminar residuos de fabricación, polvo y otras partículas no deseadas

Cuando vaya a lavar mantas nuevas, asegúrese de leer las instrucciones del fabricante. Así evitarás que se estropeen antes de usarlas.

Conclusión

Ahora que conoce los pasos para lavar una manta de forro polar, puede limpiarla usted mismo. Siguiendo los consejos y la información de este artículo puede dar a sus mantas un aspecto renovado.